Los clavistas circulares

A partir del cuadro homónimo de F. Leger

 

Las olas vuelven como la memoria

a renacer después de cada olvido.

Vuelven a acariciar los pies de la esperanza.

En esa confesión silenciosa

que se escucha

cuando el oído es un caracol

recostado en la arena,

entregado al capricho de los sueños.

A veces despierta y es un océano

y sus lágrimas son la sequía de su corazón.

A veces despierta y es un náufrago solitario,

como los clavadistas

cuando ven el punto de fuga

tan pequeño que la vida parece

un fervor excesivo.

clavistascirculares

Comments are closed.