Frases de Cortázar (referencias comunes)

En literatura no hay temas buenos ni temas malos, hay tan sólo temas bien o mal tratados.

¿Hasta cuándo vamos a seguir creyendo que la felicidad no es más que uno de los juegos de la ilusión?

No me creas demasiado optimista; conozco a mi país, y a muchos otros que lo rodean. Pero hay signos, hay signos.

Ven a dormir conmigo: no haremos el amor, él nos hará.

Cuando mis cronopios hicieron algunas de las suyas en Corrientes y Esmeralda, una eminente intelectual exclamó: ¡qué lástima, pensar que era un escritor tan serio!

Para qué volver sobre el hecho sabido de que cuanto más se parece un libro a una pipa de opio más satisfecho queda el chino que lo fuma, dispuesto a lo sumo a discutir la calidad del opio pero no sus efectos letárgicos.

Los libros van siendo el único lugar de la casa donde todavía se puede estar tranquilo.

Si la personalidad humana no adquiere toda su fuerza, toda su potencia, entre las cuales lo lúdico y lo erótico son pulsiones fundamentales, ninguna revolución va a cumplir su camino.

El ajedrez es un juego que me apasionó de joven, pero un buen día me empezó a tomar demasiado tiempo y entonces lo eliminé.

Un mundo donde te movías como un caballo de ajedrez que se moviera como una torre que se moviera como un alfil.

Siempre fuiste mi espejo, quiero decir que para verme tenía que mirarte.

Nada está perdido si se tiene el valor de proclamar que todo está perdido y hay que empezar de nuevo.

Las palabras nunca alcanzan cuando lo que hay que decir desborda el alma.

En realidad las cosas verdaderamente difíciles son todo lo que la gente cree poder hacer a cada momento.

Creo que no te quiero, que solamente quiero la imposibilidad tan obvia de quererte como la mano izquierda enamorada de ese guante que vive en la derecha.

 

Comments are closed.