La furia domesticada

Sobre El sonido y la furia de Martin Ritt

furiafilm1Esta película de Martín Ritt, pretende ser una adaptación de la célebre novela de William Faulkner. Si tomamos en consideración que una adaptación respeta aspectos tanto exteriores (fenotexto) como profundos (genotexto) de la historia que se adapta, el film que nos ocupa lejos está de cumplir con estos requisitos. No se trata por supuesto de pensar en un respeto obsecuente del original. Podría bien haber llevado a cabo una trasposición (que solo es guíada por los aspectos genotextuales del original). Veamos que hizo Martin Ritt con el texto de Faulkner:

  1. El director sólo toma el capítulo III y parte del IV de la novela, soslayando los capítulos más complejos, con lo que empobrece sensiblemente en la pantalla la complejidad original del texto literario.
  2. El relato que crea Ritt reproduce las condiciones del realismo tradicional del star sistem de Hollywood. Toda la historia nos llega con la “objetividad” que quiere imprimirle la cámara. Por el contrario, la novela de Faulkner aborda acontecimientos desde la percepción de los personajes valiéndose de la técnica del punto de vista y del fluir de conciencia. Esta presentación genera una complejidad en la relación de recepción propia de la vanguardia.
  3. Mientras la novela revela a través del punto de vista de Jason III al típico sureño: racista, machista y prejuicioso, la película lo soslaya hasta el punto de recomponer una imagen positiva del personaje.
  4. La figura de Quentin, hija de Candance, está planteada dentro de las características de una adolescente de la época que se enfrenta a Jason, pues él se aparece como figura parental sustituta, que impide o traba el reencuentro con la madre, que la ha abandonado. La figura de Quentin en la novela crece hasta liberarse del sometimiento y encierro al que la condena Jason, huyendo con el dinero que le ha dejado su madre. En la película, la huida tiene otro resultado: la pareja que huye es descubierta por Jason, quien propone al novio de Quentin que acepte el dinero y deje a la chica, frente a lo que el novio toma el botín y la abandona. El resultado de esta acción convierte a Jason en un personaje que de pronto tiene una sensibilidad que jamás se ha puesto de manifiesto en la novela, de modo que se aleja del perfil planteado por el novelista, haciendo de Jason el típico héroe recio de Hollywood que nada tiene que ver con lo escrito por el autor norteamericano.

furiafilm2Si algo queda claro en la gran novela de Faulkner es que detrás de las visiones y percepciones a las que asistimos a lo largo de cuatro capítulos, no existe mundo alguno en el sentido de integración o verificación de un todo exterior a las visiones personales que cada personaje percibe y transmite. Contrariamente la película anuncia y promete un relato de vanguardia en los créditos (música estridente que crea un clima de conflicto, imágenes plásticas que remiten a la pintura moderna, etc), con el que no cumple en ningún momento, de manera tal que concluye convertida en un relato convencional.

En cuanto a los personajes, cabría comenzar por Jason III, protagonizado defectuosamente por Yul Brinner, se muestra como un adulto maduro y responsable, sobre quien pesan dedudas y dificultades heredadas de los Compson, familia a la que pertenece lateralmente. Hay una vacilación entre la dureza y la arbitrariedad y la comprensión respecto de Quentin, que no aparece en absoluto en la novela (es siempre un personaje negativo para la joven).

Quentin, protagonizado por Joanne Woodward de manera aceptable y creíble, es un personaje que se muestra al principio como adolescente y caprichosa, pero que va madurando hasta ver en Jason a un hombre desde una mirada ya de mujer. Tampoco esto último aparece en la novela. Ella  huye con su novio y se aleja definitivamente de Jason a quien detesta.

Candance, la madre que ha abandonado a su hija y regresa está muy bien caracterizada por Margaret Leighton. Se trata de un ser debilitado por los sinsabores y el exceso de bebida, que aparece solo para reencontrase con Quentin, con quien se muestra siempre cariñosa y protectora, sin embargo es Jason el que le recuerda las condiciones en que ha dejado a su hija y cómo él ha debido hacerse cargo de todo.

Benjy, el hermano idiota de Candance y Jason, que encarna Stuart Whitman representa una inocencia creíble al que la película le da un papel secundario, contrariamente a la novela que abre con su voz.

furiafilm3Finalmente Dilsey (Ethel Waters), la ama de casa negra, que representa la casa misma, está muy bien caracterizada, refleja ese espíritu resignado de los negros sometidos a los peores trabajos. Dilsey no pierde en ningún momento su dignidad y siempre defiende a Benjy, especialmente ante los arrebatos de Jason. Hay una escena muy lograda cuando lleva a la iglesia de los negros a Benjy.

Comments are closed.