El papel en la trama

Sobre La estrategia de la araña de B. BERTOLUCCI.

La relación que Bernardo Bertolucci ha tenido con la historia de Italia es permanente: ya en Antes de la revolución (1964) aparece este vínculo, y luego reaparece en varios de sus films posteriores, ya sea a través de textos literarios de otros autores adaptados como de guiones originales.

Bertolucci ubica la historia de Borges en la ciudad italiana de Tara, en la década del sesenta, y desde esa fecha busca reconstruir una serie de acontecimientos ocurridos en la ciudad en 1936, durante el auge del fascismo en Italia. Lo que va a realizar es una trasposición del cuento de Borges y no una adaptación, ya que lo que conoce y maneja es la historia italiana y no irlandesa, a la que hace referencia el cuento.

Recordemos que una adaptación respeta tanto la dimensión genotextual (lo escencial de la historia: hechos, personajes fundamentales, etc) y la fenotextual (espacio y tiempo en que ocurre el hecho), mientras que en una trasposición el autor solo respeta el nivel genotextual de la historia que traspone a la pantalla (es decir altera las coordenadas de tiempo y espacio para crear un nuevo texto fílmico que configurará un nuevo espacio-tiempo en que la historia tenga lugar.)

Athos Magnani, hijo es llamado por Draifa, amante de su padre, también llamado Athos Magnani  y famoso líder político del socialismo. La razón de la presencia de Athos hijo está ligada a la averiguación sobre las circunstancias de la muerte de su padre cuando se estaba por producir un enfrentamiento con las fuerzas fascistas.

En la trama el film va y viene entre el presente y el pasado, en torno al asombroso parecido entre padre e hijo y la coincidencia del nombre, dejándonos siempre la impresión de una historia cíclica, de un ritual, idea que sustenta Borges en su cuento Tema del traidor y del héroe, y que hace referencia a que Nolan, en la improvisada trama que debe crear, toma a Shakespeare y prefigura, sin saberlo, a Lincoln..

Además de trabajar con el cuento de Borges, Bertolucci toma el tema del doble entre el padre y el hijo y desarrolla una historia en la que el hijo desea conocer lo que verdaderamente ocurrió con su padre.

Los tres amigos íntimos del padre van reconstruyendo la historia del héroe Athos para su hijo, quien se va dando cuenta de que la historia que le están contando está repleta de fisuras, de vacíos, que detrás de la historia que se narra hay otra historia (una historia secreta que no desean develarle). Esto se presenta en el film a través de un avance y fusión progresiva entre los elementos que aparecen en el presente y los que se van desentrañando del pasado. Lo que hay en la superficie es la mitificación de Athos, en el que el  rol de traidor aparece mucho más problematizado que en el cuento: ¿es verdaderamente un traidor Athos, o efectivamente ha traicionado para ofrecerse como víctima propiciatoria contra el fascismo?. Afortunadamente el film no responde a este interrogante y mantiene abierto el carácter dialéctico del personaje.

El tema que agrega la película a los planteos del cuento es el de la identidad. ¿Quién es Athos Magnani?, no sólo en relación al héroe que es también traidor, sino también a la reduplicación de las circunstancias vividas por el padre en el hijo, en el film, el hijo cumple, sin saberlo, el mismo destino de su padre a diferencia del Ryan del cuento de Borges que se entera de una verdad oculta pero ya no puede tener contacto con los actores originales de la acción.

Athos Magnani hijo es impulsado por la fuerza de la memoria de Tara a ser su padre, a volver a dar los mismos pasos que aquel, sin saber bien a dónde lo conducen. Para esto se monta el drama que lo tiene como protagonista, es decir el drama se ha repuesto. Al primer simulacro en el que muere Athos Magnani padre le corresponde este segundo en el que su hijo lo reemplaza.

El contexto fascista se debe a un tema que Bertolucci ha tocado ya en otro film, El conformista, sobre una novela de Alberto Moravia y que formarían una verdadera trilogía con Novecento. Los tres amigos de Athos padres, son el desdoblamiento de Nolan en el presente, esto le da a la historia una impronta de conflicto de la que el cuento carecía.

A lo largo del film se van tejiendo varias hipótesis sobre la muerte de su padre: primero que se trató de un fascista enviado desde afuera, luego que Razori, Costa y Gaibazzi fueron los culpables de esa muerte, aunque nunca llega Athos hijo a ninguna certeza sobre la veracidad de estas posibilidades sino hasta que toda la trama secreta vuelve a salir a la luz y a raíz de su misma insistencia en la investigación. Es el poder el que vuelve ambigua y permeable a la historia, el que impide alcanzar una certeza, los tres amigos constituyen una secta que guarda ese secreto precioso, como en el cuento de Borges. En realidad se busca mantener el carácter implícitamente mítico de ese relato que todo el mundo toma por histórico. Así, Bertolucci realiza su propia interpretación sobre el modo en que funciona la historia, quizás por esa razón llevó a cabo Novecento como un relato mucho más mítico que histórico, la motivación para tal decisión ya estaba en este film temprano de su producción.

Athos hijo se debate si permanecer en Tara o irse, progresivamente es cada vez más intenso el deseo de huir, y más intensa la forma en que Draifa y todo el pueblo lo retiene. Así se produce una inversíon simétrica entre el pasado y el presente: lo que antes había planificado su padre ahora lo padece el hijo. En el pasado el pueblo ignora la trama, en el presente es Athos Magnani hijo quien la ignora. Entonces el eje de la circularidad temporal está planteado mediante las figuras del padre y del hijo. Lo que el hijo no percibe hasta el final es el proyecto de revivir (o volver a matar) en él a su padre.

Athos padre es Kilpatrick y hasta cierto punto Nolan junto a los tres amigos que se han juramentado (Razori, Costa y Gaibazzi), y Athos hijo es un Ryan desvalido, cuya investigación compromete su propia existencia sin él saberlo. Athos hijo es parte de la trama de Athos-Nolan padre, de la trama antaño urdida por éste, que en el presente es recreada por sus amigos.

La fusión de Kilpatrick y Nolan en Athos padre plantea una forma de abordar la historia en la que Bertolucci no sólo funde dialécticamente al  traidor con el héroe, sino también al dramaturgo con el actor. En todo caso Athos representa y encarna dos duplicidades, y en este sentido Bertolucci agrava la problematización de la identidad originalmente planteada por Borges en el cuento.

Comments are closed.