El aislamiento en el cine

Múltiples han sido las representaciones que hizo el cine de diversas situaciones de aislamiento. Lo cierto es que el modelo ya existe en la Biblia, en la parábola de Jonás y la ballena, y también en la naturaleza, en el ejemplo del gusano que se vuelve crisálida para luego transformarse en mariposa. También Jonás sale transformado de la ballena, quien queriendo ocultarse de Dios, termina tomando conciencia de su magnificencia. Carlo Collodi ensaya una variación en su Pinocho. Sabe que el viejo Gepetto se halla en el vientre de una ballena y se arriesga a salvarlo y así obtiene significativamente su humanidad.

Desde luego que el cine va a recoger toda esta tradición, de diversa forma y diferente tipo de relatos. Un poco al azar, podríamos pensar en Underground de Emir Kusturica. Marko y Blackie son dos amigos inseparables que comparten las penurias de la segunda guerra en Yugoslavia. Marko, poeta perseguido por los nazis, esconde a un grupo de gente en un sótano para que continúen fabricando armas, pero la guerra concluye y Marko ha mantenido engañado a su amigo Blacky haciéndole creer que la guerra mundial continúa, y por eso debe mantenerse escondido en su bunker. En realidad, él desea a Natalia, que era la mujer de su amigo. Marko asciende y obtiene poder en la nueva Yugoslavia de la posguerra, mientras su amigo sigue encerrado creyendo que se mantiene a salvo de los peligros de una guerra que parece infinita. La conciencia de Blacky se vuelve una conciencia amarga, descubre el engaño de su amigo y además pasa casi sin transición de la guerra mundial a la guerra civil que culminará con la disolución de Yugoslavia. Es cierto que aquí el aislamiento fue una metáfora del comunismo, del encierro que representó el sistema de Tito, que mantuvo unidas nacionalidades tan diversas como los macedonios y los eslovenos. En definitiva, el aislamiento se había llevado a cabo para preservar la vida, pero se termina descubriendo que las verdaderas motivaciones fueron la traición y el engaño. Lo que se descubre en la superficie es amargo comparado con la idílica vida que venían llevando bajo tierra.

En Bleu de Kieslowski, primera película de su trilogía de los tres colores, Julie se encierra tras la muerte de su marido Patrice, un músico célebre y famoso, y su hija en un accidente de automóvil en el que siente que ella misma debió morir. En un principio intenta suicidarse, pero fracasa. Poco a poco va a tomando conciencia de que, pese a todo, está viva y debe seguir viviendo, aparece un antiguo colega, Olivier que también es músico, que ha estado siempre enamorado de ella. Julie descubre que su marido la engañaba. Luego se revela es que las supuestas composiciones de Patrice han sido creadas por ella. Sin embargo, no hay resentimiento en Julie. De hecho, Sandrine, la amante de Patrice está embarazada de él. Lejos de adoptar una actitud de revancha, Julie ayuda a la amante a tener su hijo, y termina aceptando el amor de Olivier, aquí el aislamiento sirve para recuperar la propia identidad, supone un reencuentro, que se centra más que nada en la práctica solitaria de la natación en una piscina cerrada vacía, como si retomando ese medio acuático pudiera recuperar algo de sí misma para seguir adelante. En realidad la tesis de la película gira en torno del problema de la libertad, y en este sentido, Kieslowski parece retomar la vieja metáfora de Wakefield de N. Hawthorne, quien pese a estar ausente por veinte años de su hogar, regresa un día como si nada hubiera ocurrido. Pareciera que en estos ejemplos el aislamiento ha provocado situaciones totalmente opuestas.

En Náufrago de Robert Zemeckis, una especie de actualización del relato de Robinson Crusoe, Chuck Noland, un analista en sistemas obsesionado con el tiempo que trabaja para FedEx, resulta ser el único sobreviviente del fatal accidente aéreo del avión en el que viaje. Noland pasa los siguientes cuatro años en aquella isla desierta. Aprende a pescar y sabe hacer fuego. De todos los objetos que trae la marea, se queda con una pelota de voleibol de la empresa Wilson Sporting Goods, a la que le pinta unos ojos, una nariz y una boca y se convierte en Wilson, su único compañero en aquella soledad. Aquí el aislamiento parece un trance para una necesaria reconsideración de qué es realmente importante en la vida de Chuck. Entre los aprendizajes que transita el más importante es el de la fabricación de una balsa para salir de aquella isla, lo intenta un par de veces, hasta que logra sortear la barrera de corales. El Chuck que se reinserta en la sociedad no es el mismo que partió en vuelo cuatro años atrás.

En El ángel exterminador de Luis Buñuel, un grupo de burgueses de la Ciudad de México es invitado a una cena en la mansión de los Nóbile, después de asistir a la ópera. Mientras, los sirvientes y los cocineros sienten muchos deseos de abandonar la mansión y se marchan. Al terminar la cena, los invitados se dan cuenta de que no pueden salir de la habitación por una razón misteriosa totalmente desconocida, aunque aparentemente no hay nada que lo impida. A medida que van pasando los días, el alimento y la bebida empiezan a escasear, los anfitriones y los invitados enferman, la basura se acumula y duermen donde pueden. A partir de ese momento, la etiqueta, las buenas costumbres y la cordialidad poco a poco se acaban perdiendo y los burgueses se comportan como auténticos salvajes. Lo que interesaba a Buñuel de este asunto es la posibilidad de hacer una película de catástrofe, de naufragio, como el evocado por La balsa de la Medusa de Gericault; solo que en un lujoso interior burgués, con el comportamiento refinado de la aristocracia llevado a sus más humillantes límites de degradación. Aquí el aislamiento cobra ribetes experimentales, se explora en la obra la degradación del comportamiento humano ante situaciones límite, incluso en la clase social en que presuntamente las normas de cortesía son más cultivadas. No hay que perder de vista en la película al humor y el esperpento. Se trata de un film en clave que puede leerse como ocurre en general con el cine del director aragonés de diferentes formas. El aislamiento aquí sirve para pensar la conducta humana, para estudiarla y para bucear en lo recóndito de su comportamiento.

En Repulsión de Roman Polanski, Carol ( Catherine Deneuve ) es una manicura que comparte un piso londinense con su hermana mayor, quien suele tener ruidosos encuentros sexuales con un amante en su habitación. A la vez atraída y repelida por el sexo, Carol experimenta los avances de hombres y su propio deseo como una amenaza violenta. Cuando se queda sola en el departamento, su psiquis se resquebraja y el trauma gana terreno. Polanski registra el aislamiento y el descenso a la irrealidad con ángulos y efectos visuales característicos del expresionismo que acercan este drama psicosexual al terror. El terror de Carol aquí es imaginario y autogenerado a partir de una recepción desorbitada, hiperbólica e histérica del sexo. El encierro se configura como una suerte de defensa ante la amenaza exterior de lo sexual, amenaza que termina interiorizándose ya que Carol también se espanta de su propio deseo. El quiebre se produce cuando la hermana de Carol y su novio salen de viaje y la dejan sola con sus obsesiones sexuales. Aquí el aislamiento se produce por un factor interno, es la protagonista la que se aisla a partir de una amenaza imaginaria que va ganando terreno en su psique. Por eso el final es de encierro total. No queda salida, pues ya no se trata del espacio exterior sino de su propio espacio mental.

Finalmente en Parasite, la película de Bong Joon-ho, recientemente ganadora del Oscar, cuenta la historia de una familia compuesta por el padre Kim Ki-taek, la madre Chung-sook, el hijo Ki-woo y la hija Ki-jeong. Viven en un pequeño apartamento en un semisótano, en uno de los barrios más pobres de Seúl, trabajan en empleos temporales mal remunerados y luchan para llegar a fin de mes. El amigo de Ki-woo, Min-hyuk, que se está preparando para estudiar en el extranjero, le regala a la familia Kim una piedra de erudito (Gongshi) que se supone les traerá riqueza. Min-hyuk le propone a Ki-woo hacerse pasar por estudiante universitario para obtener su trabajo como tutor de inglés de la hija adolescente de la rica familia Park, Da-hye. Una vez que Ki-woo es contratado, el resto de los Kim se hacen pasar sucesivamente por trabajadores sofisticados y calificados, no relacionados entre sí, y se integran en la vida de los Park. Cuando los Park se van de campamento, los Kim ocupan la mansión, deleitándose con sus lujos. Esa noche, Moon-gwang regresa, alegando que dejó algo en el sótano. Ella abre un búnker secreto, revelando que su esposo, Geun-sae, ha vivido allí durante años para esconderse de los usureros. Mientras le ruega a Chung-sook que guarde su secreto, los Kim, que escuchan a escondidas, tropiezan accidentalmente quedando así a la vista. Moon-gwang se da cuenta que son una familia y amenaza con exponer su estafa enviando un video al celular de Yeon-kyo, que luego deriva en una pelea. Los Park de repente informan que las fuertes lluvias han arruinado el viaje y que llegarán a casa en unos minutos así que los Kim obligan a Geun-sae y Moon-gwang a entrar en el búnker. Cuando la Sra. Park se sienta a cenar, le cuenta a Chung-sook que su hijo estaba traumatizado años antes por un incidente en su cumpleaños, al ver emerger un “fantasma” del sótano: Geun-sae. Con los otros tres Kim escondidos bajo la mesa, el señor Park se queja con su esposa de que si bien Ki-taek es un conductor competente, huele mal. Durante el acampe de Da-song en el patio, nota el mensaje de ayuda dado en código morse por Geun-sae desde el búnker; mientras los Kim pasan la noche en un gimnasio local, junto con cientos de personas damnificadas por la lluvia.    Al día siguiente, la Sra. Park organiza una fiesta de cumpleaños para Da-song e invita al personal. Ki-woo regresa al búnker con la piedra del erudito, pero es emboscado por Geun-sae. Éste escapa del sótano y se apresura a llegar a la fiesta, apuñalando a Ki-jeong y matándola, para luego gritar el nombre de Chung-sook. La repentina aparición de Geun-sae desencadena la memoria traumática de Da-song, causándole una convulsión. Cuando Ki-taek se apresura a ayudar a Ki-jeong, el Sr. Park le grita que lleve a Da-song al hospital. Ki-taek le arroja las llaves del coche, que son detenidas por la lucha de Chung-sook y Geun-sae. Chung-sook logra matar a Geun-sae con un pincho de carne, al presenciar la reacción del Sr. Park al olor, apuñala fatalmente al Sr. Park antes de huir. Semanas después, Ki-woo se despierta de un coma y es sentenciado, junto con Chung-sook, a libertad condicional por fraude; Ki-jeong ha muerto de su herida. Se desconocen los motivos de Geun-sae y el paradero de Ki-taek, quien es buscado por el asesinato del Sr. Park. Mientras observa la mansión vendida recientemente, Ki-woo nota un ligero parpadeo de una lámpara en código Morse: un mensaje de SKATS de Ki-taek, que ahora vive en el búnker. Ki-woo redacta una carta a su padre prometiendo algún día ganar suficiente dinero para comprar la mansión y liberarlo.     En este caso el aislamiento es doble, comienza con un hombre Geun-sae acosado por las deudas, y termina con otro Ki-taek que habiendo asesinado al primero debe esconderse para no ser atrapado por la policía. Aquí el aislamiento psicotiza a quienes se aíslan. La idea de quedar aislado, al punto del no ser, como le ocurre a Geun-sae nos muestra simbólicamente que la vida del hombre debe transcurrir a la luz del mundo y no alejada de ella, pero ellos viven en una sociedad que permite este tipo de aberraciones. La pregunta es, ¿quién o qué lleva a estos hombres a semejante decisión? Por supuesto que no hay transformación, quizás se deba a que en los tiempos modernos, el aislamiento parece una regla en la sociedad hiper capitalista, en la que no existe salida para los pobres, humildes o marginados. Lo que se revela es la extrema violencia de las diferencias. Entonces no es que se aíslan, sino que son obligados a hacerlo. ¿En qué queda la vieja parábola bíblica en los tiempos que corren? Pareciera que hay quienes han sido olvidados dentro de la ballena para siempre, o la ballena ha alcanzado el tamaño del universo. No hay afuera, y si lo hay tiene características tan opresivas como las que se vivencian en la actualidad. No es casual que en tres de las películas mencionadas, la violencia sea la moneda corriente: Underground, El ángel exterminador y Parasite.

Quizá lo que nos espera entonces no sea salir de ningún encierro, sino resignificar el sentido del afuera, que realmente constituya para todos, una verdadera liberación.

1 Comentarios

  1. Estoy indignada, hace tres días saqué de los estantes de mi biblioteca Lo que el viento se llevó para releerla por quincuagésima vez, y hoy me entero de que retiran de las pantallas el filme porque revela un racismo inaceptable sin dar las explicaciones del caso!!!!!! En qué mundo hipócrita vivimos, si el racismo está vigente en la actualidad! Solo se tiñe de buenos modales. A veces se publican estupideces para distraernos. Menos mal que tengo mi mamotreto de 995 páginas color café con leche y con hilos deshilachados para compensar. Ya no tengo la hoja de edición, pero debe ser más vieja que yo, y es una muy buena traducción, también ignota por falta de página. De paso, vi Parasite, Y me pareció muy buena, saludos!

Dejar una respuesta

XHTML: Se permiten las siguientes etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>