Blodisandei (Primera parte)

Así:

piel que alucina y convierte las gotas de lluvia en gotas de una lluvia que no moja. Como que la arena es el modo seco del agua y el agua eso que el cuerpo entrega para sostener en pie su anhelo de materia inerte mientras lleva tiempo y humo ocultos dentro de un reloj y de un paquete de cigarrillos,

o no y sólo así, suceda:

viento y una helada indecisa entre ser nieve o líquido…

Seguir leyendo

Educación física

Ahora soy enfermero, por decisión, no por fuerza. Antes, estudiaba en la Facultad de Filosofía y Letras, estudiaba allí porque suponía que estudiando se puede llegar a ser escritor. No sé cómo llegué a esto. Intento desmadejar cierta telaraña que lejanamente vislumbro. En mis sueños no cuento con mi cuerpo.
Una forma de ajustarse a un tiempo de ellos es tener que pensar en los horarios de las pastillas, una forma de no someterme a mi propio tiempo vertiginoso de ventanas alucinantes con flores enormes, de las imágenes tantas veces repetidas del cuerpo de Julia sobre mí, de ruedas que me arrastran.

Seguir leyendo