El afinador de terremotos

Stephen y Timothy Quay nacieron en Filadelfia en 1947 pero residen en Londres desde hace tiempo. La forma que les tocó habitar este mundo nos conduce sin remoloneo directamente a un tema central del fantástico: los hermanos Quay son gemelos idénticos. Luego de ilustrar tapas de libros de literatura fantástica, gótica y de ciencia ficción y hacer algunos video clips, su reconocimiento llegó con los primeros cortometrajes stop motion y con el aval de nombres como Peter Greenaway y Terry Gilliam. El último largometraje de los Quay, The Piano Tuner of Earthquakes (2015) es un extracto esencial de universalidad de expresiones donde los ecos de otras obras deambulan en cada escena.

Seguir leyendo

Ritornello Noir

A blond belief beyond beyond beyond David Bowie 1 En arte, lo inexplicable no sólo es posible: es necesario. Una afirmación que, no se esconde, supone un juicio de valor: el punto de vista singular que sobre el sujeto-motivo expone … Seguir leyendo

Milenarismo y cosmogonía en “La última ola” de Peter Weir

La idea germinal de La última ola (‘The last wave’, 1977) se le ocurrió a Peter Weir a partir de una insólita vivencia mientras viajaba por Túnez: estando en unas ruinas romanas le asaltó la impresión de que se iba a encontrar con algo inesperado. Al poco tiempo halló el cráneo de un niño. Compartió a su regreso a Australia tan inusual premonición con el actor aborigen David Gulpilil, éste no dio ninguna importancia al suceso, en la cultura tribal oriunda del continente, los sueños y las premoniciones son una forma habitual de percibir el mundo que nos rodea.

Seguir leyendo

De Krypton a la villa

Kryptonita, estrenada en diciembre de 2015, fue uno de los films más esperados del festival de Mar del Plata (debieron organizarse proyecciones adicionales, ya que mucha gente había quedado fuera de la sala el día del estreno). Su director, Nicolás Loreti, fue editor de la revista de cine “La Cosa”, y tiene en su haber los filmes “Diablo” y “Socios por accidente”.
Basada en la novela homónima de Leonardo Oyola, es una historia de superhéroes trasladada a las condiciones del conurbano bonaerense, en una suerte de “liga de la justicia del subdesarrollo”.

Seguir leyendo