El cuerpo detrás de la palabra

Eduardo Naranjo

Por más que pensemos, disertemos, soñemos, el cuerpo insiste en estar ahí. Hay una resistencia que lo incluye como una alianza tensa. Sobre cualquier espejo, la escritura caotiza el cuerpo al nombrarlo. No quiere dejar de ser conexión de deseos, conjunción de flujos, barómetro de intensidades.  El cuerpo nunca está, niega pronombres tras un vidrio esmerilado.

El cuerpo cumple una función, que no siempre es la misma. Ajeno a nosotros, cuando comienza a comportarse de otra manera nos resulta más extraño todavía. El cuerpo de la escritura despliega preguntas que ahora tienen otra respuesta, algunas que ya conocemos, otras que nos sorprenden, las más, que no queremos escuchar.

Con todo, el cuerpo siempre está,  y es otro. En eso se parece a la muerte. Un dolor sin nombre lo habita, lo llena de silencios.

Sin embargo, es la palabra, con su doble juego de abrir o ceñir quien marca la identidad de un cuerpo a través del relato. identidad que, aunque repita la exacta distribución sucesiva de los significantes empleados,  jamás podría ser repetido en ningún otro lugar. Es otro y es él mismo. En todos los textos que asisten al mismo texto, o en todos los cuerpos que asisten a un mismo cuerpo, hay  una cantidad de palabras despejadas de la decisión de ocupar un sentido dentro del conjunto en el que están asociadas.

Desarmar y armar como una masa de plastilina, el cuerpo, la palabra para  conformar un todo único, con la dificultad con que se encuentra el lector frente a una manufactura que los interpela constantemente.

Redacción Tantalia

La letra emboscada

muerte, que nunca cuenta el cuento.

Ni conjuga verbos. Por el contrario: nada como uno de ellos, para enfrentarla. Para sobrevivir. Se combate y se resiste. O se escribe. Acaso siempre, el mismo cuento. Que aun así, nunca será el mismo: quien combate, quien sobrevive, quien resiste, pueden compartir el enemigo. Pero jamás el tono.

Seguir leyendo

La atención estereoscópica del alumno

Mnemothreptos es, como el resto de los relatos de El grafógrafo, un giro sobre la cinta de Moebius de una escena que se torna escritura, que vuelve sobre esa escena para volver a ser escritura, y la retoma nuevamente, para recaer de nuevo en la escena escrita. Se trata de someter a la escritura a un recorrido infinito de variaciones que apuntan a la corrección, y por lo tanto a la recuperación de la dimensión provisoria de todo acto escriturario, cuya frontera es ese estar ahí del cuerpo ágrafo y mudo.

Seguir leyendo

La decisión de leer

Análisis del relato “Hacia la Hora Ajena” del autor Yi In Seong, el cual forma parte de un libro con el mismo título que contiene cuatro relatos. Por las singulares características estéticas de este texto, no está dirigido para lectores ávidos de una literatura “ligera”, sino más bien está dirigido a quienes desean atravesar una experiencia literaria.

Seguir leyendo